Breaking News

29 de març 2013

QUAN VOLEN TORNAR A SER PETITS...

Aquest article del bloc Xantala, sobre el llibre Etapas del desarrollo de Rebeca Wild, del que ja varem parlar en un article anterior, tracta d'aquella etapa dels infants en la que a nosaltres ens sembla que "ja són grans" i ens sorprenen amb actituds de "nen petit". Si teniu un moment, val la pena llegir-lo.

De vegades els pares de nens de 4/6 anys tenim la sensació que els nostres fills retrocedeixen en el seu desenvolupament. Si tenen un germà o germana més petit, busquem l'explicació en l'imitació, en les ganes d'atreure l'atenció dels pares, però, curiosament, per aquesta etapa també hi passen els que no tenen cap germà més petit. Donem mil voltes a la situació, no sabem com reaccionar i de vegades fins i tot ens enfadem amb ells per tenir aquest comportament. 
Potser aquest fragment de Etapas del desarrollo ens serveixi de resposta: 
La época de transición de la etapa preoperativa (3-6 años) a la operativa (7-12 años) se ubica, aproximadamente, entre los 5 y los 8 años, con variables que dependen de las circunstancias vitales y del estado de los niños. 
Hay aquellos que han insistido en la máxima autonomía con respecto a todo lo que emprendían, y que de repente tienen miedo o pereza de hacer cosas que antes realizaban con mucho ímpetu. Por ejemplo, pedir que les ayuden a ponerse los zapatos o el pijama, aunque cuando eran más pequeños incluso luchaban para hacerlo ellos mismos. Algunos comienzan a lloriquear o a hablar como bebés, a enfadarse con cualquier pretexto, a gatear, a querer sentarse en la falda de la madre a la hora de comer, o hasta llegan a pedir su pecho. La lista podría alargarse. pero lo importante para mí es entender que todos estos comportamientos son un intento inconsciente de reestructurar y asegurarse de las vivencias anteriores y coger fuerza para aventurarse en la próxima etapa. 
Cuando padres de familia se lamentaban por tantos problemas con sus hijos, nuestro apoyo consistía en señalar que el desarrollo humano no es algo automático, un “camino recto”, sino que las conexiones internas de los sistemas neurológicos dan muchas vueltas para no perder el contacto con el origen de la vida. Por ejemplo, en el mundo actual, con tanto estrés y tantos apuros, es poco probable que los padres presten atenciones no divididas y no manipuladoras en todas las situaciones de supervivencia. Si ahora el niño de 6 años les pide que le aten los zapatos, o si quiere que le cojan en brazos, tienen una nueva oportunidad de hacerlo con amor y respeto, y verán que esta atención sencilla le da al niño poco a poco la fuerza para entrar en la próxima etapa y, gracias a sus actividades espontáneas, crecer en creatividad.

Reaccions:

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada

Gràcies per comentar